Javier  Santos Fernández

Consejero Particular

Hola, me presento ante ti, la persona que lee este texto.

Soy Javier Santos Fernández, un estudioso del desarrollo humano multidimensional.

Desde que recuerdo, siempre me he sentido atraído por el estudio del ser humano con una mirada amplia, mucho más allá de lo biológico o lo psicológico, integrando el aspecto emocional que se relaciona con la energía y el mundo sutil que forma parte de nuestra naturaleza en el que están los sueños, las ilusiones, los sentimientos y los anhelos, entre otros componentes de nuestro increíble mundo interno.

Trabajando como empresario y al frente de un centro de capacitación técnica, me dediqué al estudio de la Neurociencia, la Psico-Bioenergética y la Física Cuántica; hice mi propia alquimia de conocimiento y tras abandonar el camino conocido me fui por la ruta que me dictaba mi mago interior, un viaje de autoconocimiento que duró varios años.

Luego, me dediqué a acompañar a muchas personas en sus procesos de transformación y llegué a mi sabiduría interna, al reconocimiento de mi misión. Entonces integré los conocimientos de la Neurociencia con mis saberes más profundos y creé el Método de Desarrollo Humano Multidimensional, un camino a la medida de cada persona y cada empresa; un recorrido para reconocer los talentos dormidos, las habilidades ignoradas, las destrezas abandonadas, sobre todo, las emociones confundidas que generan bloqueos.

Hoy en día soy muy consciente del poder de la INTENCIÓN, y de que no todo el mundo sabe el tipo de energías que moviliza a la hora de hablar, de vivir.

Me gustaría exponer por qué para mí todo es energía: considero que la vida es un intercambio total de energía, desde el momento en que nos levantamos y coincidimos con otra persona ésta nos puede recibir con una gran sonrisa y una cara de felicidad dándonos los "¡¡¡¡buenos días!!!!"; o, por el contrario, recibirnos con "cara de perro" y casi gruñirnos. En estos casos nunca recibimos igual "su energía". Además, si nos regimos por el mundo científico, cuando se produce una sinapsis neuronal (paso de información de una neurona a otra), se realiza a partir de un movimiento eléctrico, o energía. Cuando movemos un músculo existe una transformación del ATP en ADP, con lo que hay un gasto energético.

Todo es energía, ya que como bien sabrás, la energía ni se crea no se destruye, solo se transforma.

Hoy en día me dedico a acompañar líderes en distintos campos, en especial en el campo de la política, un ámbito de altísima exigencia para el ser humano. Me apasiona ofrecer la Neurociencia como alternativa para transmutar los cambios que viene reclamando nuestra sociedad sin que se sacrifique a los líderes que están dispuestos a dar la batalla.